1 jul. 2013

Una poesía dedicada a la encajera, de un amigo de tierras de encaje y olivos... ¡Esperamos que disfrutéis con ella!

ENCAJERA

Soniquete de olivo,
entre los dedos,
en caricias de mar
se forja el hilo,
y engarza maravillas
sobre el filo,
del mundillo en el alba
y sus enredos.

Lentamente el hilo
va formando,
morgaños, punto virgen,
mariposas,
medio punto milanos,
torchón, rosas,
que manos delicadas,
van labrando.

El don del buen hacer
le dan frescura,
sobre el cartón se hace
la enredadera,
que tejiendo hilo a hilo
se macera,

luciendo sencillez
bella hermosura,
naciendo en le almohadilla,
primavera,
en las manos de amor
de la encajera.

                                                                            Santos F. Arévalo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!